Casa De La Carnicería

El espacio​

Casa de la Carnicería se encuentra en el corazón de la capital española, en la Plaza Mayor de Madrid. La Plaza fue construida en 1617 por el arquitecto Juan Goméz de Mora en el sitio de la antigua «Plaza del Arrabal». Partes de la plaza se incendiaron en 1631 y 1672, y en 1790 finalmente fue devorada por las llamas y tuvo que ser completamente reconstruida. Esta plaza histórica también fue escenario de varios eventos importantes como la beatificación de San Isidro, la coronación de Felipe IV y Carlos III y otros numerosos eventos públicos.

Se desconoce la fecha exacta de la construcción de la Casa de la Carnicería, pero se cree que fue reconstruida después de uno de los tres incendios principales de la Plaza Mayor en 1631. Durante muchos años, la Casa de la Carnicería fue el lugar de El gremio del carnicero. Cuando Madrid fue elegida como la capital de todo el reino, este lugar era el mercado más grande de Madrid y el principal proveedor de carne para toda la ciudad y las ciudades circundantes con los productos más exquisitos y sostenibles.

A pocos kilómetros de distancia, Sierra de Guadarrama era la cuna de granjas muy importantes y actualmente mantiene la misma distinción, siendo una de las producciones ganaderas locales más importantes de España con su propia denominación de origen. El restaurante RIB recupera la histórica Casa de la Carnicería para devolver a Madrid todas estas carnes exclusivas de granjas orgánicas y servirlas directamente en su mesa.

Su comedor tiene acceso directo desde la calle Imperial y está situado en un jardín de invierno en el centro del hotel Pestana Plaza Mayor Madrid. El ambiente acogedor le permite apreciar y sentir la historia de los edificios, rodeados de árboles, plantas naturales y un techo de vidrio con luz natural.

También tiene un bar especializado en cócteles que crea un lugar muy social y único para el almuerzo, las bebidas y también una oferta de vinos sofisticada y distinta. El restaurante también tiene una sala privada que se puede utilizar para grupos pequeños bajo petición. Estamos ante un hotel que respira historia arte, sensibilidad y belleza y que sin duda no dejará a nadie indiferente.